Guatemala: El país donde se emprende con poco dinero, baja formación y mucho optimismo

En el país “emprender no es una apuesta de largo plazo, sino una estrategia para generar ingresos mientras ‘sale algo mejor’” revela estudio.

Por Juan Manuel Fernández C.

La encuesta Monitor Global de Emprendimiento (GEM, por sus siglas en inglés, Global Entrepreneurship Monitor) de este año reveló el optimismo de los guatemaltecos pese a las grandes limitaciones financieras para operar y expandirse.

A diferencia de otros países de América Latina, en Guatemala emprender es una opción de carrera y una oportunidad para generar ingresos.

Quizás por eso, en la más reciente encuesta GEM 2018-19 difundida este jueves por el Centro de Emprendimiento Kirzner de la Universidad Francisco Marroquín, las actitudes hacia el emprendimiento en Guatemala son mejores que en el resto de las categorías frente a otros países de ingreso medio:

En Guatemala existen 2.2 millones de emprendedores en fases tempranas de operación, y esto le da al país la posición 2 de los 49 países que participaron en el estudio.

Perfil del emprendedor guatemalteco
Con las respuestas, el estudio logró promediar parámetros que arrojan la realidad de los emprendedores en el país, por ejemplo:

  • Jóvenes, hombres en su mayoría. Los emprendedores guatemaltecos en su mayoría emprenden por necesidad (53%), son hombres (55%), y tienen entre 18 y 34 años de edad (52%), según reveló la encuesta del GEM.
  • Poca formación superior. Poco más de la mitad de los emprendedores (55%) tiene el nivel diversificado completo o más educación, pero hay un 5% que no tienen ningún grado de educación formal.
  • Con dos trabajos. El 58% de los emprendedores son auto empleados y un 23%, además de ser emprendedor, tiene un trabajo de tiempo completo.
  • Baja inversión inicial. Cuatro de cada diez negocios de los emprendedores guatemaltecos (41%) inician con una inversión inicial menor a Q5 mil. Arriba del 50% aporta el 100% de la inversión inicial.
  • Operaciones pequeñas. Dos de cada 3 negocios están orientados al sector de consumo, 4 de cada 10 emprendimientos no generan ningún empleo y casi la totalidad de emprendimientos (93%) generan cinco empleos o menos.
  • Entre familia y amigos. Los negocios son pequeños, 2 de cada 3 atiende a clientes en su comunidad o municipio y existe la queja de no tener las condiciones de infraestructura apropiadas.
  • Optimista. Aun así, tres de cada cuatro emprendedores establecidos (77%) y 9 de cada 10 emprendedores tempranos (89%), tienen la esperanza de generar algún empleo adicional en los próximos cinco años.

Muchos venden comida, pocos valor agregado
La mayoría (71% en tasa de emprendedores tempranos, Tea, y 61% en negocios establecidos) se concentran en consumo (venta al detalle, venta de comida, venta de ropa, venta de fruta y verdura.)

Un 16% de emprendedores tempranos está en la actividad de transformación (talleres de mecánica, zapatería, artesanía, sastrería, herrería, construcción, carpintería, molino).

Un 9.7% del mismo segmento presta servicios para empresas (mantenimiento de computadoras, servicios contables, fotocopias, publicidad, asesoría jurídica).

Y un 2.9% está en el sector extractivo (granja de animales, manejo forestal, pesca, elaboración de piedrín) son segmentos potenciales.

No ven la legalidad como un beneficio
Seis de cada 10 emprendedores están en la informalidad, lo que coincide con los números nacionales de trabajo informal, donde un 69.1% aproximadamente está fuera del mercado laboral formal, según la Enei-2018. Según la encuesta del GEM 2018-19:

  • 52.9% no le ve beneficio a la formalidad
  • 23.4% no sabe cómo hacerlo
  • 7.9% dice que “es caro”
  • 7% dice que “nadie lo hace”

Informalidad limita posibilidad de crecer

Al cruzar los datos, también se revela que, en la formalidad, la inversión inicial es mayor (el 18.8% de los emprendimientos legales inicia con Q25 mil a Q100 mil).

Mientras que en la informalidad se concentra la mayoría de emprendimientos (un 80.1% arranca con menos de Q10 mil quetzales).

Operar en la informalidad reduce las posibilidades de que el negocio crezca, ya que impide que acceda al mercado financiero formal y que exporte sus productos y servicios al extranjero.

Esto se asocia a limitadas opciones de inversión inicial o expansión operativa, pues las inversiones informales y el endeudamiento son las principales fuentes de financiamiento de la mayoría de emprendedores encuestados.

En 2018, de 4.3 millones de personas que participan en el mercado laboral guatemalteco trabajando o buscando un trabajo en calidad de asalariados, únicamente 1.3 millones tenían un empleo formal (relación de dependencia en donde se le reconocen todos los beneficios laborales que establece la ley).

El emprendedor guatemalteco no avala (o bien, puede ser que desconozca) otras opciones de financiamiento que funcionan en mercados desarrollados como el crowdfunding, los ángeles inversionistas, el capital de riesgo, los subsidios o la inversión por medio de la Bolsa de Valores.

Desafíos del emprendedor y un reclamo al Estado
Uno de los desafíos que arroja el estudio es el limitado acceso a infraestructura.

La limitada conectividad que tienen los emprendedores entre aldeas, municipios y departamentos, restringe el mercado al que tienen la posibilidad de servir.

El 97% de los expertos que calificaron las condiciones para emprender en Guatemala (en la Encuesta Nacional de Expertos, NES por sus siglas en inglés) considera que la Infraestructura Física es inadecuada para promover el desarrollo de nuevos negocios y el crecimiento de los establecidos.

Y la inseguridad también obstaculiza la actividad. “El simple hecho de ser un emprendedor hace que las personas tengan una mayor probabilidad de ser víctimas de algún delito. Un emprendedor es asaltado 1.4 veces más que un guatemalteco no emprendedor” revela el estudio.

Además, el 24.1% de los emprendedores reportó haber sido víctima de algún delito en el último año. El 60% fue víctima de robo o asalto y el 12.4% reportó haber sido víctima de extorsión. La situación de inseguridad que enfrentan los emprendedores los desincentiva a hacer visibles sus negocios, ya que aquellos que cobran mayor notoriedad son los que tienden a ser víctimas de robo, asalto y extorsión”.

Otros reclamos derivados de los datos apuntan a la ausencia de acciones para impactar positivamente la operación de los negocios en Guatemala, por ejemplo: reducción y simplificación de trámites para abrir y operar negocios, acceso a infraestructura productiva, garantizar la seguridad de las personas y su patrimonio, certeza jurídica sobre las inversiones, eficiencia en la operación de puertos y aduanas, entre otras medidas.

Sin embargo, a manera de oportunidades, se destacan la educación y capacitación en la formación técnica de los emprendedores, una necesidad de que en el país se perfile o tipifique al emprendedor como una nueva carrera, y se faciliten las condiciones para la operación y expansión de los negocios.

El informe GEM contiene los principales resultados de un proyecto de investigación que analiza las características de los emprendedores en Guatemala y de sus negocios con una representatividad estadística a nivel nacional. Este análisis se lleva a cabo implementando una metodología estandarizada aplicada en 49 economías alrededor del mundo.

Artículo publicado originalmente en Prensa Libre

Foto: Prensa Libre

Publicado por Juan Manuel Fernández C.

Editor de negocios. Periodista. Investigador. Especialista en marketing de contenidos, economía y negocios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: