El día que nos desconectamos

Costa Rica atraviesa por una desconexión social, una crisis de liderazgo y una incapacidad para decidir. Nuestra democracia ha llegado a un punto de inflexión. No todo está mal. Pero eso que no camina bien, puede cortar más las alas al país que nos entregaron.